viernes, 30 de agosto de 2013

El silencio, tu silencio, mi silencio



Silencio es no hablar, no comunicar, silencio es dramatizar
Silencio sin sonido, sonido no percibido

- ¿Silencio es ignorar, no contestar, no estar?
- No. silencio es estar sin decir, pensar sin demostrar

-Silencio, dejarte pensar
-Silencio, convertir lo especial en vulgar
-Silencio, me dejes de amar
-Silencio, no dejo de hablar
-Silencio, dejar respirar
-Silencio, retuerce mi mente
-Silencio, silencio, silencio? pero si acabo de hablar!
-Silencio, volver a empezar

- En silencio dejo de oírte, de verte, de quererte
- No me quieres de verdad!

Supero el silencio si dejo de hablar

miércoles, 28 de agosto de 2013

El último día y el primero


Cómo
¿Cómo pretende seguir viva quien a traición se suicida?
¿Cómo gritaré su nombre después de muerta?

Qué
¿Qué mirar ahora que mis ojos se cerraron?
¿Qué voy a dar ahora que he renunciado?

A quién
¿A quién abrazaré cuando por la ventana salte en sueños?
¿A quién desearé hasta extenuar mis huesos?

Dónde
¿Dónde encontraré el azul del cielo en la noche perpetua?
¿Dónde más explorar si después de haber llegado descubro que no hay?

Cuándo
¿Cuándo volveré a ver ilusión en tus ojos, la inseguridad de si te quiero?




lunes, 26 de agosto de 2013

El abismo


Entro en la Jungla de Carl Jung, no cerca de la orilla. Extraña, aterrada Entro!
Busco constantemente el abismo, ¿lo necesito para sentirme viva?
Rabio, ardo, lloro, busco, escucho, creo, muero, me ciego!


Usadas ramas viejas me estiran
bombean sangre no roja
Corro entre las piedras con manos malheridas
Bulímica devoro asco y escribiendo vomito enseguida
Estoy dónde nadie ha estado, ni siquiera yo misma!


¿Para qué quiero descubrir mis "sombras" transparentes, frías, desgarradas, aplastadas, envolventes, asfixiadas, abortadas, echadas, maltratadas, inhumanas, cabezudas?
¿Quiero morir, aislada, sin pizca de cordura?

¿No hueles el aroma?, ¿no ves ya la luz de la luna?, ¿no quieres felices?
¿No será mejor, sin entender, caminar por la orilla?

Sin barco, andando
Sin rumbo, siguiendo
Con lágrimas, riendo
Sin prisas, corriendo.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Quiero acurrucarme en tu cabeza


Quiero acurrucarme en tu cabeza
que entren en mi los sueños que te desvelan!

Qué va a pasar cuando te despiertes por mi tacto?
y si descubres pájaros chillando? y si nadie quiere lo que amo?

Todo cambia sin que nada cambie
son segundos que me ahogan
me oprime el presente, depresivo mañana

Si algún día no puedo verte, adelanto mi reloj
Cuando no es posible sentirte, invento una canción
Imagino que no existes cuando no aguanto de dolor

Quiero acurrucarme en tu cabeza para ver de otro color

jueves, 8 de agosto de 2013

Ese árbol


Lo vi, cierro los ojos para verlo mejor, silencio para oír, para escuchar si me habla.
¿Dónde nos ponemos?. Allí, allí, ese árbol da sombra, hay una mesa y una parrilla cerca. Allí, sí... ¿te parece bien allí?
No puedo mirar a otro lado mientras sigo acercándome al árbol, como si viera de tiempo a un antiguo novio sabido aún de amor. Sonrío tímida, me ruborizo; mis labios aumentan, desean; mis manos tiemblan, desean.

Se lo que hay que hacer; dejo mis cosas, busco ramas, voy, vengo. Mientras lo miro, lo rodeo, lo rozo al pasar, busco a su lado, no se mueve, habla, lo ignoro, juego!

Todo está ya en orden, ahora sí es el momento. Me acerco, alargo mi mano poco a poco, tiemblo, me emociono, toco. Tiene su tronco cubierto de una fina capa de musgo verde, mullido, sedoso, cálido que le envuelve...le toco, no siente, yo siento, toco!. Entro en su tronco, no huele, no siente tampoco, a pesar del sol hay formas que no veo, salgo, no siente, yo siento, toco!

Una enorme rama cae desde medio tronco hasta el suelo, es góndola, casa, hamaca, es río, camino, nido, está vivo, siente, me habla, me pide, no cuenta, exige!

Siéntate en mi tronco, en mi rama, más arriba, quieta!. Toca con tus manos, con tus piernas atrapa, ponte coletas, aprieta!. Sentada, tumbada, estirada, abrazada, te siento, quieta! Duerme una siesta te canto, te tapo, nada te molesta, descansa, sueña!.

Sin prisas, su presencia mía entera, no lo toco, hablamos tranquilos, riendo, juntos! Quiero más sueño, profundizo en mi deseo, pero no puedo, lloro con llanto vivo, desencajado, las lágrimas me impiden soñar, desear... No las quiero!, sueño, deseo, no puedo, lloro y lloro y lloro y lloro, no puedo y lloro!.

Te salvé



Esa mañana no quería permanecer en sitios a la sombra. Ya estaba sola y me sentía feliz, acababa de decir a Paula "Te Quiero", pero no me entendía, Por fin comprendió con un" T-Q-R".

Me acerqué al puente, ese puente cruzado infinitas veces en mi vida. Me apoyé en la barandilla, la luz y el calor del sol me bañaban con la intensidad justa. Enseguida surgió la magia, me dejé llevar por el rítmico canto de los pájaros de primera hora, el correr del agua del río se integraba perfectamente con la melodía, el ruido que el viento ligero provoca en las hojas de los árboles, las nubes avanzando al ritmo de esa música natural, las casas, los tejados, las paredes, los colores, las calles, todo era perfecto y estaba perfectamente integrado. Percibía todo esto a la vez por ojos y oídos, sentía que todo estaba en orden, pero algo tenía que cambiar, necesitaba romper el ritmo para salir del conjunto, me pareció captar infinitas cosas, intentaba ver u oír esa nota discordante, la que me sacaría a la realidad, pero todo lo nuevo se acoplaba perfectamente con el conjunto y no lograba romperlo...

Vendrá para tocarme, me llamará por mi nombre, pero no apareció porque esa historia no me toca vivirla a mi. Despertaré de una larga recuperación médica de la que no recuerdo nada, despertaré y estará frente a mi y comenzaré a recordar, estará allí porque ha sentido miedo de perderme; porque rezó para que viviera; porque lloró pidiendo cambiar su vida por la mía; porque se dio cuenta que la vida no valía nada sin lo que amas, que yo no podía desaparecer todavía, que no era hora de separarnos, de irme, de morir, lo sabía y le impedía separarse de mi. ¿sabes quién soy? me preguntó cuando abrí los ojos - Sí, contesté yo, eres Nadiane. Pero tampoco era mi historia, esa historia no me toca vivirla a mi.

Miro el río, avanzan pequeñas partículas verdes que se juntan unas con otras y se acoplan perfectas para formar una extensa y preciosa alfombra verde que descubro alzando la vista poco a poco, remontando con la mirada el curso del río, es asombroso y absolutamente perfecto. Esa historia sí!!!, esa unión sencilla ocupando su espacio para formar algo mucho más grande, bello y perfecto, esa historia, sí me tocará vivirla a mi!!!

Minutos antes, una pregunta que me hago de repente y que tengo la obligación de contestarme y que contesto de repente y me sorprendo con mi respuesta, que ya no puedo cambiarla y que no comprendo muy bien porqué he contestado eso.
¿A quién salvaría si tuvieras que elegir a una sola persona que necesito? A Nadiane
¿quién me salvaría a mi?...

No es una carta de amor



...No es una carta de amor, es de dolor, de tristeza pegada, sentida, buscada, ansiada, aceptada, transmitida, por ellos, por ti, por mi, por la nada.

Por llorar el día del accidente de tren de Santiago de Compostela

El monstruo



He soñado que era Navidad y me despertaba en el piso de soltero de Guillermo S J. Llegué allí, un poco pasada de alcohol y la puerta estaba abierta, como siempre en esa casa, ya había estado allí en otros sueños y a Guillermo tampoco esta vez le importó encontrarme en la cama de al lado. Aceptó mis disculpas, se vistió con corbata y se fue dejándome despertar poco a poco. 

Pronto volví a la realidad y recordé que debía acudir pronto a mi hogar, allí me esperaban mi compañero, mi perro Eder y la sensación de tener un hijo.

Nos acabábamos de mudar a un piso pequeño, frío, húmedo y sin comodidades del barrio Delicias en Zaragoza, siempre he necesitado años para no perderme al ir a casa. 

Comenzó mi angustia al patear Zaragoza y no encontrar el barrio. Me encontré con una compañera, Macu, que comprendió lo apurada que estaba y sin problemas me dio un mapa que ella misma había hecho de la ciudad, pero no me sirvió de mucho porque era un plano de la ciudad en plan "juegos en familia de Boing" en el que se mezclaban edificios, fuentes, jardines y calles reales con siluetas de dibujos animados. Me indicó la punta de un edificio y me señaló una calle estrecha sin acera y en dirección prohibida que por supuesto no seguí.

Milagrosamente minutos después me encontré con el puente, con ese puente que aparece repetidamente en mis sueños al que llego después de travesías agónicas y del que una vez allí ya sé dirigirme al lugar dónde voy. Siento gran alivio porque ya sé el camino hacia mi casa. En ese momento  me despierto feliz, con mi lengua espartana, con amplia sonrisa de saber que un día más he vencido al terrible monstruo del tabaco.

Compartido con Tomás que me da consejos y la energía para dejar de fumar.

La primera vez que me encuentro sin tu voz

Deja que te cuente lo que pasa la primera vez que me encuentro sin tu voz...


Fue tan duro abandonar el alma que pensé que le debía mi yo.
El castigo auto impuesto me lleva a esta destructiva adicción.
Soles que me elevan o me hunden con su dedo dictador.

Mundos, seres, planetas y cometas que se hacen y deshacen en mi imaginación.
Otras vidas, otras mentes, otras formas me recorren buscando algo mejor.
Espesas tinieblas que se meten en las sienes con repetitiva entonación.

Cambios de rumbo atropellados decididos por alguna conexión.
Obsesiones que me atrapan, me consumen hasta que sacio la emoción.
Energías potentes capturadas como si no existieran dos.

Vida vivida tan dentro que no salgo afuera por algún extraño temor.
Hastío que me envuelve y se vuelve morada de un dios.
Desafío de Titanes encontrar alguien o algo verdadero alrededor.
Soledad idolatrada como el alma que cedí en aquel adiós.