miércoles, 14 de diciembre de 2016

Tu nombre


Otra vez frente al verdugo que hace girar palabras, estrangula sonidos hasta ahogar el entendimiento, se asegura que matas y mueres. 

Reencontrarse con el eufemismo de la crudeza en lo mismo, la acción que enarbola la bandera de la vil cobardía del valiente es parálisis agotadora.

Súbito encuentro con viejos conocidos en territorios desconocidos, cara a cara con la insaciable insoportable levedad del ser en el mundo que solo es mundo.

En esta ocasión no barro la baba de caracol bajo la alfombra roja, en mi silencio incondicional muere el río revuelto, daré la espalda al Sistema deshumanizado cuando busque puentes.

Hoy mismo voy a ponerte un nombre no demasiado técnico para que cuando te llame, te vuelvas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario